El smoothie es una bebida muy popular que posee una consistencia similar a la que tienen los batidos, pero con un espesor un poco más intenso. Esta característica da como resultado un refresco muy suave y cremoso siendo este su rasgo principal y por la cual han sido bautizados con el nombre “smoothie”, que en español significa suave.

Es básicamente un licuado de los ingredientes que prefieras, pues para los smoothies existe una incontable variedad de sabores. Pueden ser elaborados a partir de todo tipo de frutas, helados, verduras o vegetales. Esta última generalmente con fines depurativos ya que su combinación suele ser más sana y capaz de mantener el equilibrio del organismo.

Tradicionalmente están mezclados con helados, frutas, yogurt y puede llevar leche. De hecho es muy similar al Frappé, pero con una consistencia más líquida. Surgieron a finales de la década de los 60, cuando Steve Kuhnau buscaba una solución para sus problemas de tensión sanguínea. Entonces empezó a elaborar batidos fusionando todo tipo de frutas y poco después noto una gran mejoría en su salud, hasta que en los años 70 abrió su propia tienda de alimentos naturales.

El Smoothie se puso de moda en los Estados unidos durante esta época por estar dentro del grupo de bebidas ligeras, altamente energéticas, vitamínicas y sobre todo refrescantes.

Si buscas tener un estilo de vida más saludable, los smoothies son una muy buena opción para el desayuno e incluso para tus meriendas. Estos preparados tienen una carga altamente nutritiva que puede aportarte mucha energía y vitalidad para empezar un nuevo día.

La mejor manera de elaborar un smoothie es con una licuadora de prensado en frío o con una batidora de vaso.

¿Cómo se preparan los Smoothies?

Escoge el sabor
Para poder elaborar esta deliciosa bebida principalmente tienes que elegir las frutas que quieras mezclar. Si deseas un resultado más refrescante las frutas que escojas pueden estar congeladas, si en cambio quieres eliminar las toxinas de tu cuerpo, lo mejor para ello es la fruta fresca; y si quieres un batido más saludable aún, puedes agregar verduras también.
Prepara la base
Para la base necesitarás dos vasos de líquidos. Si tu Smoothie va con fruta preferiblemente utiliza un zumo de alguna fruta (también puede ser de la misma fruta que has escogido). La base de la bebida es importante y puedes escoger entre una gran variedad dependiendo de tu gusto. Por ejemplo puede ser leche, leche de coco, leche vegetal como la de soja, puede ser café frio o el helado del sabor que más guste.
Importante: que sea un auténtico smoothie
Para que sea un verdadero Smoothie debe tener el espesor y clamosidad perfecta, el resultado tiene que ser una mezcla suave porque si no entonces no sería un auténtico Smoothie. Para conseguir la textura adecuada puedes agregar ingredientes que aporten espesor como helado, yogurt, crema de almendras o avena.
Dale el toque final
Para terminar de elaborar esta deliciosa bebida aromatiza agregando vainilla, canela u hojas de menta, todo dependiendo de tu gusto, endulza con azúcar moreno y agrega miel.
Para que no te quedes con las ganas de probar y animarte a preparar tus propios smoothies en casa, he aquí algunas recetas que seguro te encantaran:

Smoothie de Fresas

Smoothie fresa

Ingredientes:
– Medio litro de leche
– Dos docenas de fresas
– Yogurt
– Azúcar
– Hielo
Elaboración:
– Principalmente tomaremos las fresas y nos encargaremos de lavarlas muy bien. Hecho esto las picaremos en trozos pequeños.
– Agregamos la fresa troceada, el yogurt, unas dos cucharadas de azúcar, la leche y batimos con una batidora de vaso por unos segundos hasta conseguir una mezcla suave.
– Servimos, agregamos hielos y ya tenemos un rico Smoothie de fresa.

Smoothie de plátano y chocolate

Ingredientes:
– Yogurt natural
– Dos plátanos maduros
– Un cuarto de litro de leche
– Cacao en polvo
– Azúcar
Elaboración:
– Pela y pica en trozos los plátanos. Luego coloca dentro de la batidora junto con la leche y dos cucharadas de cacao en polvo.
– Toma el azúcar, agrégalo y comienza a batir a una velocidad moderada.
– Sin dejar pasar mucho tiempo, agrega el yogurt, deben ser aproximadamente unos 125 gramos. Con eso será suficiente para que nuestra mezcla obtenga la contextura ideal.
– Al momento de servir revuelve nuevamente para que los ingredientes queden bien integrados.
– Puedes hacer esta receta de otra manera, utilizando como base un batido de chocolate en vez de usar leche y así disminuirás el exceso de azúcar.
– Para adornar puedes trozos del plátano o rebanarlo en finas rodajas.
– Una buena idea es agregar canela molida y aromatizar con vainilla.

Smoothie Green monster

Smoothie green monster

Este Smoothie es muy popular por sus propiedades, es ideal para utilizarlo como desayuno y así empezar el día de la manera más saludable. Es capaz de mejorar tu digestión y te aporta las fibras de las verduras, además es hidratante y te mantiene satisfecho durante un buen rato. Aportará la energía que necesitas durante toda la mañana.
Ingredientes:
– Una taza de agua de coco o agua natural
– Media manzana verde cortada en trozos
– Un ramo de apio
– Mitad de un pepino cortado en trozos
– Mitad de un plátano cortado en trozos
Elaboración:
– Utiliza como base el de agua de coco o agua potable, también puedes utilizar leche de almendras si lo deseas.
– Agrega el ramo de apio, el pepino y el plátano, troceados.
– Comienza a batir y comienza a añadir la manzana.
– Puedes agregar hojas de menta si lo deseas.
– Luego de un minuto de batir, tu saludable Smoothie Green Monster estará terminado.

Smoothie de Helado de vainilla y mantecado

Ingredientes:
– Leche muy fría
– Helado de vainilla
– Helado de mantecado
Elaboración:
– Coloca como base la leche bien fría.
– Agrega una porción de helado de vainilla y una de helado de mantecado.
– Comienza a batir y consigue la textura adecuada, poniendo más leche o más helado si se necesita.
– Procura no batir demasiado para que el helado no se ponga tan líquido. Puedes ayudarte colocándole nata para conseguir una contextura más firme.
– Adornar este Smoothie agregando sirope de chocolate y miel si lo desear.
– Pon a volar tu imaginación y escoge las combinaciones de helado que más te gusten. Agregar trozos de galleta, avellanas o hacer una mezcla con frutas, de cualquier manera siempre quedan muy buenos y son ideales para una rica merienda con familia o amigos.